Páginas vistas en total

sábado, 20 de marzo de 2021

Prímulas, heraldos de la primavera

Primula veris


El inicio de la primavera 2021 en el hemisferio norte se produjo oficialmente ayer sábado, 20 de marzo a las 10:37, hora peninsular española. Como siempre, la primavera fue anunciada por la floración de algunas plantas vernales.

El equinoccio de primavera marca el inicio de la nueva estación. Por convenio internacional, el inicio de las estaciones viene marcado por el instante en que la Tierra está en una determinada posición en su órbita alrededor del Sol. En primavera, los dos polos de la Tierra están a la misma distancia del Sol, y solamente una mitad exacta de la Tierra está iluminada. Además, cuando esto ocurre, la duración del día y la noche prácticamente coinciden, de donde proviene el término equinoccio (noche igual).

La primavera viene precedida por algunos anuncios florales, cuando la vegetación se despereza tras el reposo invernal y surgen las primeras flores de los heraldos primaverales, unos de los cuales son las prímulas o belloritas (“prímula” significa “primera”), unas hierbas perennes de pequeña estatura y discretos colores cuyas hojas rugosas se disponen en forma de roseta basal.

En los bosques españoles la más frecuente es la primavera, Primula veris, de cuya roseta basal emerge un tallo desprovisto de hojas (un escapo) que raramente alcanza un palmo de longitud, en cuyo extremo cabecean las flores doradas esperando a sus polinizadores. Su aspecto, que recuerda vagamente a un manojo de llaves, le ha valido apodos como «hierba de las llaves» o «hierba de San Pedro» en lengua inglesa (Our Lady’s Keys, Saint Peter’s keys). Para la tradición germánica, las primaveras son también manojos de llaves que abren las puertas del cielo, del paraíso o de otras geografías mágicas en fábulas y cuentos: son las Schlüsselblume o Himmelsschlüssel, las «flores que abren» la primavera.  

Su aspecto delicado y alegre las ha relacionado en algunos idiomas con las hadas y así lo reflejan nombres como fairy cups («copas de hadas»). En cambio, la coincidencia de su floración con el despertar musical de los cucos les ha hecho merecedoras del nombre de flor de cuco en varias lenguas y dialectos peninsulares.

Cada flor delicadamente aromática está envuelta por un largo cáliz acampanado, del que sobresale la corola de color amarillo brillante con sus cinco pétalos soldados en la base formando un tubo. Al fructificar, los ovarios de las flores se convierten en cápsulas casi cilíndricas, llenas de semillas.

Las primaveras son grandes aliadas del sistema respiratorio: tanto sus raíces como sus flores son ricas en principios activos (saponinas) de efecto expectorante y mucolítico, lo que significa que disuelven las mucosidades y ayudan a expulsarlas de las vías respiratorias superiores. Las infusiones de flores pueden tomarse en casos de tos, bronquitis o dolor de garganta.

Las primaveras son plantas comestibles y sus hojas se consumen en ensalada o hervidas en algunas zonas del norte peninsular. Las flores también pueden comerse tanto crudas como cocidas, así como escarcharse o emplearse para preparar infusiones e incluso vino de Primula. Además, al tratarse de unas hermosas flores, se han plantado (y trasplantado) como ornamentales en nuestros jardines o recogido como flores para confeccionar ramos; aunque las especies silvestres no abundan en los viveros actuales, han servido como progenitoras para desarrollar híbridos de colores más vivos, con un amplio uso ornamental como flores de temporada.  

Dos especies de Primula ocupan un lugar sobresaliente en la historia de la biología, pues se encuentran ligadas a Charles Darwin que escribió largo y tendido sobre las “primroses” (P. vulgaris) y las “cowslips” (P. veris). Lo que interesó sobremanera al padre de la teoría de la evolución es que en el género Primula se da un fenómeno conocido como heterostilia. Las flores de una misma especie no siempre tienen estambres y estilos de la misma longitud, sino que hay dos longitudes posibles: las flores con estambres cortos tienen el pistilo largo (lo que se conoce como “pin flower”) y viceversa (“thrum flower”).

La distilia en Primula vulgaris es una manifestación de la heterostilia. Las flores “pin” (A) presentan los filamentos de los estambres cortos y los pistilos largos. Las flores “thrum” (B) muestran, en cambio, pistilos cortos y filamentos estaminales largos. Referencias: 1.- pétalos, 2.-sépalos, 3.- anteras de los estambres y 4.- pistilo. Las únicas polinizaciones viables son las que se producen en cruzamientos pin x thrum o thrum x pin.

Para que una flor se fertilice con éxito, debe llegarle polen elaborado en su flor complementaria, porque un estilo largo sólo acepta polen generado en un estambre largo y viceversa. Eso hace imposible la autofecundación, como anotó Darwin al observar que únicamente se obtenía una producción abundante de semillas viables si cruzaba flores “pin” con “thrum”, un maravilloso fenómeno que narró en su obra Las distintas formas de las flores en plantas de la misma especie (1877). © Manuel Peinado Lorca. @mpeinadolorca.