Páginas vistas en total

sábado, 29 de febrero de 2020

Coronavirus: mentiras, bulos y fake news


Los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En los humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS).
El coronavirus que se ha descubierto más recientemente, el SARS-CoV-2, se extiende con rapidez por el globo y es probable que la Organización Mundial de la Salud declare la pandemia, no por la gravedad de la infección, sino porque cada vez hay más países afectados.
A medida que el nuevo coronavirus continúa infectando a personas de todo el mundo, los bulos cunden como la pólvora por las redes sociales. Gracias a la información que he recopilado estos días de fuentes fiables, he reunido información para desmontar una docena de los bulos más generalizados sobre el SARS-CoV-2 y la enfermedad que causa, la COVID-19.
Intento explicar por qué esos bulos son simples mentiras que tienden a engañar o fake news que carecen de fundamento alguno.

Bulo: el coronavirus es más mortal que la gripe

Hasta ahora la gripe común es más letal que el coronavirus. En España, la gripe común causó la última campaña el doble de muertos de los que ha causado el coronavirus en todo el mundo hasta ahora. La tasa de mortalidad de la gripe estacional en España fue del 1,2% la última temporada con los datos disponibles del otoño-invierno de 2018-2019. La letalidad del coronavirus es de entre el 2% y el 4% en el epicentro de la enfermedad, en Wuhan, y del 0,7% fuera de la ciudad china origen del contagio.
La gripe común causó 6.300 muertes en España en la última campaña, según datos del CSIC, entre los 525.300 casos registrados. Requirieron hospitalización 35.300 pacientes. Según la Organización Mundial de la Salud, las epidemias anuales de la gripe estacional causan entre 290.000 a 650.000 muertes en todo el mundo. La incidencia del coronavirus está siendo menor: en todo el mundo hay 81.109 casos confirmados de Covid-19, y 2.762 muertos por su infección.
La gran mayoría de los casos confirmados (el 96%), y de los muertos (el 98,5%), están en China, concretamente en la provincia de Hubei, en cuya capital, Wuhan, está el origen del contagio. En el caso de Italia, el país con más contagios confirmados después de China y Corea del Sur, las 12 muertes causadas por el coronavirus, de entre los 322 infectados, han sido de personas mayores de 60 años con patologías previas.

Bulo: Infectarse con el COVID-19 es una sentencia de muerte

Falso. Alrededor del 81% de las personas infectadas con el coronavirus son casos leves de la enfermedad COVID-19, según un estudio publicado el 18 de febrero por el Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades. Alrededor del 13,8% presentan síntomas más graves, lo que significa que tienen dificultades para respirar o requieren la administración de oxígeno, y alrededor del 4,7% son enfermos críticos, es decir, presentan insuficiencia respiratoria, fallo multiorgánico o shock séptico. Hasta el momento, los datos sugieren que solo alrededor del 2,3% de las personas infectadas con COVID-19 mueren a causa del virus. Las personas de mayor edad o que tienen otros problemas de salud son las que corren mayores riesgos de sufrir complicaciones graves.

Bulo: los niños no pueden contraer el coronavirus

No es verdad. Los niños pueden contraer COVID-19, aunque algunas estadísticas sugieren que es menos probable que contraigan el virus que los adultos. Hasta el pasado miércoles (26 de febrero), Italia había diagnosticado 400 casos de COVID-19, incluidos cinco casos en jóvenes de 4 a 19 años, según The Guardian.
El estudio más exhaustivo, realizado en la provincia china de Hubei donde hay registrados más de 44.000 casos de COVID-19 y donde, en conjunto, la mortalidad es del 2,3%, encontró que la gravedad aumenta con la edad. De 0 a 9 años no ha habido muertos hasta mediados de febrero. Entre los contagiados de entre 10 y 39 años, la mortalidad ha sido del 0,2%; sube al 0,4% entre los chinos de 40 a 49 años; y al 1,3% los pacientes entre 50 y 59 años. La letalidad entre los infectados entre 60 y 69 años es del 3,6%; del 8% en los enfermos entre 70 y 79 años; y del 14,8% entre los mayores de 80 años, según el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades.
El estudio encontró que solamente un 2,2% afectaba a jóvenes menores de 19 años. Por el contrario, está demostrado que todos los años los niños contraen la gripe más fácilmente que los adultos. Lo que es posible es que algunos niños se infecten y transmitan la enfermedad sin mostrar muchos síntomas.

Bulo: Habría que cerrar escuelas

Puede que sí o puede que no. No hay garantías, pero el cierre de escuelas es una herramienta común que utilizan los expertos de salud pública para frenar o detener la propagación de enfermedades contagiosas. Por ejemplo, durante la pandemia de gripe porcina de 2009 originada en México y que acabó por producir 79 muertes en España, no se cerraron las escuelas.
Aunque el coronavirus es una enfermedad diferente, con un período diferente de incubación y distintas formas de transmitirse y de gravedad de los síntomas, en el caso de que se demuestre que los niños son los principales vectores de la enfermedad -algo que nadie ha demostrado-puede que se cierren algunas escuelas en los lugares de mayor incidencia de la enfermedad, pero eso es poco probable.

Bulo: el virus probablemente se creó en un laboratorio

Ninguna evidencia indica que el virus sea artificial. SARS-CoV-2 se parece mucho a otros dos coronavirus que han desencadenado brotes en las últimas décadas, SARS-CoV y MERS-CoV, y los tres virus parecen haberse originado en murciélagos. En resumen, las características del SARS-CoV-2 son coherentes con lo que sabemos sobre otros coronavirus naturales que dieron el salto de los animales a las personas.

Bulo: las máscaras faciales protegen del virus

Las máscaras quirúrgicas normales no protegen del SARS-CoV-2, ya que no están diseñadas para bloquear las partículas virales y no se ajustan herméticamente al rostro. Dicho esto, las máscaras quirúrgicas pueden ayudar a evitar que las personas infectadas propaguen el virus al bloquear cualquier gota respiratoria que pudieran expulsar al toser.
En los centros médicos donde se atiende a personas infectadas se usan respiradores especiales “N95" que reducen la propagación del virus entre el personal médico. Quienes los usan son entrenados para ajustar adecuadamente los respiradores alrededor de la nariz, las mejillas y la barbilla para asegurarse de que no penetre aire por los bordes del respirador.

Bulo: es más fácil que contraigas la gripe que el coronavirus

No necesariamente. Para estimar con qué facilidad se propaga un virus, los científicos calculan su "número de reproducción básico" o R0, que predice el número de personas que pueden captar un determinado patógeno a partir de una sola persona infectada. Actualmente, el R0 para el SARS-CoV-2 se estima en aproximadamente 2,2, lo que significa que, como media, una persona infectada puede trasmitir el virus a otras dos. En comparación, la gripe tiene un R0 de 1,3.

Bulo: el virus es solo una forma mutada del resfriado común

No, en absoluto. El coronavirus es una gran familia de virus que provocan diferentes enfermedades. El SARS-CoV-2 comparte características con otros coronavirus, cuatro de los cuales pueden causar el resfriado común. Para infectar las células huésped, las superficies de esos cinco virus presentan proteínas en forma de proyecciones puntiagudas. Sin embargo, los cuatro coronavirus que provocan resfriados, (229E, NL63, OC43 y HKU1), utilizan a los humanos como sus principales hospedantes. El SARS-CoV-2 comparte aproximadamente el 90% de su material genético con coronavirus que infectan a los murciélagos, lo que prueba que el virus se originó en los murciélagos y luego saltó a los humanos.
Eso es exactamente lo que sucedió con el virus del SARS, que saltó de los murciélagos a las civetas (unos pequeños mamíferos nocturnos) antes de infectar a los seres humanos, y con el virus del MERS, que infectó a los camellos antes de propagarse a los humanos.

Bulo: los animales domésticos y las mascotas pueden transmitir el nuevo coronavirus

No hay prueba alguna de que unos y otras puedan infectarse con el coronavirus y mucho menos transmitirlo a los humanos, según la Organización Mundial de la Salud. Un perro en Hong Kong resultó "débilmente positivo" para el nuevo coronavirus, según un comunicado del Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación de Hong Kong emitido ayer, 28 de febrero. Pero los científicos no están seguros de si el perro estaba realmente infectado con el coronavirus o si captó el virus con el hocico a partir de una superficie contaminada. Como precaución, el perro se puso en cuarentena, pero no tiene síntomas y no hay evidencia alguna de que pueda infectar a los humanos.

Bulo: si tienes coronavirus, lo notarás

No, no lo notarás. La enfermedad COVID-19 se manifiesta a través de varios síntomas, muchos de los cuales aparecen en otras enfermedades respiratorias como la gripe y el resfriado común. Los síntomas más comunes de COVID-19 incluyen fiebre, tos y dificultad para respirar, mientras que los síntomas más raros incluyen mareos, náuseas, vómitos y mucosidad nasal. En casos severos, la enfermedad puede convertirse en una enfermedad grave parecida a la neumonía, pero al principio es posible que las personas infectadas no muestren ningún síntoma.
Aunque el coronavirus es distinto a la gripe desde un punto de vista biológico, los síntomas son similares a los de otros virus respiratorios. La gran diferencia es que para la gripe existen vacunas y para el Covid-19 de momento, no, puesto que están en fase experimental.
A medida que avanza el brote en Europa, responsables sanitarios estatales y autonómicos deben proporcionar actualizaciones sobre cuándo, cómo y dónde se ha propagado el virus. Solamente en el caso de que viva en una zona declarada como de particular afección (lo que todavía no ha ocurrido en España) y comience a experimentar fiebre alta, debilidad, letargo o dificultad para respirar, o si tiene síntomas más leves de la enfermedad, debe buscar atención médica en el hospital más cercano.

Bulo: no es seguro recibir un paquete de China

Según la Organización Mundial de la Salud es totalmente seguro recibir cartas o paquetes de China. Gracias a investigaciones anteriores se sabe que los coronavirus no sobreviven mucho tiempo en cartas y paquetes. Según lo que sabemos sobre coronavirus similares, como el MERS-CoV y el SARS-CoV, los expertos creen que este nuevo coronavirus probablemente tampoco sobreviva en las superficies de los empaquetados, porque para que un virus siga siendo viable, necesita una combinación de condiciones ambientales específicas, como la temperatura, falta de exposición a los rayos UV y humedad, una combinación que no se da en los envíos postales.

Bulo: Puede contaminarte con el coronavirus si comes en restaurantes chinos

No puedes. Según esa lógica, también deberías evitar los restaurantes italianos, coreanos, japoneses e iraníes, dado que esos países también se han enfrentado a un brote. El nuevo coronavirus no solo afecta a las personas de origen chino.
Por último, si se compara este virus con otras enfermedades más graves nos podemos hacer una idea más cabal de lo que supone, de momento, esta epidemia. Virus como el ébola, enfermedades como la tuberculosis o las de transmisión sexual están repuntando en España y son mucho más graves. No hay motivos para alarmarse por una enfermedad que mata menos que la gripe convencional. © Manuel Peinado Lorca. @mpeinadolorca.