Páginas vistas en total

miércoles, 26 de junio de 2019

Economía mundial y fracking


La economía global se mantiene gracias al esquema Ponzi del fracking petrolífero de Estados Unidos [1].
Pocos analistas se dan cuenta de que durante la última década la economía global se mantiene gracias al esquema Ponzi del petróleo estadounidense obtenido mediante fractura hidráulica. Sin el enorme aumento en la producción de petróleo estadounidense de lutitas (shale oil y tight oil), la economía mundial habría alcanzado su punto máximo y habría caído en una grave depresión. En este artículo se puso de relieve que del aumento del aumento total de la producción mundial de petróleo en 2018 con respecto a 2017, los Estados Unidos representaron un impresionante 84%.
Figura 1. Estados Unidos y Canadá representaron el 90% del crecimiento de la producción mundial de petróleo entre 2008 y 2018
De acuerdo con los nuevos datos publicados en la BP Statistical Review de 2019, publicada el pasado 11 de junio, resulta que los Estados Unidos y Canadá representaron el 90% del crecimiento de la producción mundial de petróleo entre 2008 y 2018 (Figura 1).
De los 11,6 millones de barriles diarios (mbd) en los que se incrementó la producción mundial de petróleo desde 2008, los Estados Unidos aportaron 8,5, Canadá 2 y el resto del mundo 1,1 mbd. En la Figura 2 se observa el aumento neto de la producción mundial de petróleo en comparación con la de Estados Unidos y Canadá durante el mismo período.
Figura 2. Aumento neto de la producción mundial de petróleo en comparación con la de Estados Unidos y Canadá durante el mismo período.
En la Figura 3 el gráfico está actualizado con los datos de 2017.
Figura 3. 
En 2018, la producción total de petróleo de Estados Unidos aumentó en 2,2 mbd, mientras que Canadá sumó 0,4, y el resto del mundo decayó en 0,6 mbd (Figura 4). 
Figura 4. En 2018, la producción total de petróleo de Estados Unidos aumentó en 2,2 mbd, mientras que Canadá sumó 0,4, y el resto del mundo decayó en 0,6 mbd.
Si observamos el cambio en la producción global de petróleo restándo la de Estados Unidos y Canadá desde 1997, parece que el resto del mundo está enfrentándose a las consecuencias del pico del petróleo (Figura 5).
Figura 5. Relación entre consumo de petróleo y PIB. 
Desde 1997 a 2007, el crecimiento de la producción mundial de petróleo, exceptuando Estados Unidos y Canadá fue de 11,4 mbd. Sin embargo, desde 2008, el resto del mundo solo ha añadido 1,1 mbd frente a 10,5 mbd aportados por Estados Unidos y Canadá. Por lo tanto, el crecimiento de la producción de petróleo en Norteamérica, especialmente debido a Estados Unidos, ha sido el factor principal para el crecimiento del PIB mundial.
Para quienes que no creen que la producción de petróleo tenga algo que ver con el crecimiento del PIB mundial, debería consultar la siguiente gráfica de Gail Tverberg en OurFiniteWorld.com (Figura 5):
En ella se puede ver que las tasas de consumo de petróleo se corresponden con el cambio en el crecimiento del PIB real. Si consideramos que Estados Unidos representó casi el 75% del crecimiento de la producción mundial de petróleo desde 2008 (ver las cifras en el siguiente recuadro), también cabe atribuirle aproximadamente el 75% del crecimiento del PIB mundial durante el mismo período.
Desglose en el crecimiento de la producción de petróleo de Estados Unidos, Canadá y el resto del mundo. Variación neta de 2008 a 2018.

Crecimiento de la producción de petróleo en Estados Unidos = 8,5 mbd (73%)

Crecimiento de la producción de petróleo canadiense = 2,0 mbd (17%)

Resto del crecimiento de la producción mundial de petróleo = 1,1 mbd (10%)

Aunque Estados Unidos haya incrementado mucho la producción de petróleo desde 2008, no ocurrió lo mismo en la década anterior (Figura 5).
Desde 1997 hasta 2007, la producción de petróleo en Estados Unidos cayó un 17%, pero aumentó un 125% durante la última década. (Figura 6) A pesar de que la BP Statistical Review de 2019 indica una producción de 15,3 mbd de petróleo los Estados Unidos, la cifra también incluye líquidos procedentes de plantas de gas natural (NGLs). Según la Agencia de Información de Energía de Estados Unidos, la producción total de NGLs del país en 2018 fue de 4,3 mbd, es decir, el 28% de la producción total de petróleo (Figura 7)
Figura 6.
Debido al rápido aumento de la producción estadounidense de petróleo y gas de lutitas se produce mucho más NGL. Desgraciadamente, en comparación con un barril de petróleo, uno de NGL solo contiene dos tercios del contenido energético y tiene un precio de mercado que es 60% menos que el petróleo. Por lo tanto, los 15,3 mbd de la producción total de petróleo de Estados Unidos citada en la BP Statistical Review de 2019, son en realidad 11,0 mbd de crudo y condensado más 4,3 mbd de NGL.
Figura 7. La producción total de NGLs de EEUU en 2018 fue de 4,3 mbd, es decir, el 28% de la producción total de petróleo
En cualquier caso, el esquema Ponzi del petróleo obtenido por fracking en Estados Unidos ha permitido que la economía global continúe creciendo en la última década, a pesar de la enorme cantidad de deuda agregada al sistema. Sin embargo, como ha pronosticado Hughes en su último y exhaustivo informe, cuyo resumen ejecutivo que he traducido al castellano pueden obtener en este enlace, es probable que la producción de petróleo de lutitas estadounidense de esquisto alcance un pico mucho antes de lo que los analistas de energía pronostican. En un próximo artículo mostraré que la producción de petróleo de lutitas de Estados Unidos ha declinado durante los primeros meses de 2019. ©Manuel Peinado Lorca. @mpeinadolorca.


[1] Artículo traducido de este post, de donde proceden también las figuras.