Páginas vistas en total

sábado, 29 de junio de 2019

Un día en Little Bighorn

Detalle de Call of the Bugle, de J. K. Ralston, un cuadro que cuelga en el Visitor Center de Little Bighorn Battlefield.

La claridad emerge imperceptiblemente. Aquellos ligeros copos que una hora antes parecían una lluvia de algodón han dejado de caer. Un resplandor amarillento se filtra entre los nubarrones pesados, oscuros y amenazantes, bajo cuya sombra resalta la resplandeciente blancura del campo de ajenjos cubiertos con una caperuza de nieve. En esta cresta desarbolada de un salvaje lugar de Montana en la que la cellisca golpea el rostro con cristales de hielo, Edward S. Godfrey, un oficial de caballería que había observado el desastre, contó 42 cuerpos mutilados que habían intentado protegerse detrás de una barricada de caballos muertos. Uno de ellos, con una flecha clavada en el pene, era el del teniente coronel George Amstrong Custer.

Publicado originalmente en Diálogo Atlántico. Sigue leyendo aquí.