Páginas vistas en total

lunes, 8 de julio de 2019

Madrid Central. La Revancha (por Jesús Mª Gallego)


En una impactante serie de fotografías que se difundieron ayer, el postalcalde Almeida y la subalcalde Villacís sonríen exultantes ante la retirada de los maceteros que en la calle Galileo de Madrid operaban como reguladores en la batalla que en el centro de la ciudad sostenemos los que vivimos ahí, e ingenuamente tratamos de respirar un aire de cierta calidad, y los que anteponen su derecho fundamental a circular con su automóvil por donde su sacrosanta libertad les dé a entender.
Las sonrisas de la foto son las sonrisas del redentor, del que ha liberado a sus súbditos de toneladas de represión izquierdista, esta vez en forma de maceteros, y ha restituido al automovilista lo que es del automovilista.
Muy educativas esas fotos. Sugiero otras.
Almeida y Villacís sonriendo en una estación de metro mientras aplican un buen recubrimiento de amianto a un vagón de la línea 1.
O Almeida y Villacís sonriendo mucho mientras arrancan juntos una de esas pegatinas que dicen en las cajetillas de tabaco que fumar mata y la sustituyen por otra con princesas Disney.
O, por qué no, Almeida y Villacís, sonriendo muchísimo mientras sustituyen señales de limitación de velocidad en carretera por mensajes del tipo “que nadie se atreva a poner límites a tu libertad”.
O, también me vale, Almeida y Villacís matándose a carcajadas mientras suprimen las pulseras telemáticas que restringen a los machistas maltratadores la posibilidad de acercarse a sus víctimas; total, están basadas en la dictadura de género impuesta por las feminazis, que cada uno se acerque a donde quiera.
Lo sé, son caricaturas, cuesta creer que abogados del estado con educación del colegio Retamar puedan adoptar medidas así, pero la cruda realidad es que un abogado del estado con educación del colegio Retamar y licenciatura en Icade y oposición premium ha firmado un documento para revertir Madrid Central.
Algunos ingenuos creían que no se iba a atrever porque desde hace unos meses se respiraba mejor, se circulaba con más fluidez, había menos ruidos y las propias asociaciones de comerciantes estaban reconociendo que, tras el pequeño desconcierto de las primeras semanas, la medida no había sido, ni mucho menos, perjudicial para sus intereses. Las mediciones de salubridad del aire son categóricas: el mejor junio en muchos años, y casi sin lluvia.
Pero sí, claro que se ha atrevido, con la ayuda inestimable del partido que dice que está ahí para regenerar cosas (creo que en este caso están en modo desregenerador, pero también les vale, ya saben, estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros) y el otro partido de la caza y los toros.
Al parecer los reguladores europeos pueden imponer cuantiosas multas por la recontaminación del centro de Madrid. Que alguien calle a esos reguladores. España necesita libertad, no reguladores. Sugiero otra foto: Almeida y Villacís colapsando de risa delante de la notificación de la multa. Multitas a mí, será por dinero…
José María Aznar, el ideólogo, ya dejó clara cuál debía ser la postura del lado bueno de Occidente frente a la constante injerencia de esos enojosos reguladores: “¿Y quién te ha dicho que quiero que conduzcas por mí?”, ironizó Aznar frente a los lemas de la DGT, “nadie me debe decir lo que tengo o no que beber. Déjame que beba tranquilamente; no pongo en riesgo a nadie ni hago daño a los demás”.
Aznar, para quien la única regulación tolerable debe ser la del Registro de la Propiedad, estará orgulloso de su delfín Almeida, el despeatonalizador, aunque lo estaría más si se atreviera a dejarse de medias tintas y eliminase también los pasos de peatones, que son de derechita cobarde. Que cada uno cruce cuando pueda, que un poquito de selección natural urbana nunca está de más.
A los niños se les enseña que es mejor no contaminar que contaminar.
José Luis Martínez-Almeida Navasqüés, alcalde de Madrid, no tiene hijos a los que transmitir su lección principal: que en un Estado de Derecho la libertad del automovilista debe prevalecer sobre la protección del medio ambiente.