Páginas vistas en total

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Estalló la burbuja del fracking

Desde hace dos años vengo haciendo de aguafiestas anunciando que el fracking es un timo, una burbuja financiera más surgida de Wall Street. La burbuja acaba de estallar: 

Colapso del petróleo y del sistema financiero amenaza con expropiar los fondos de pensiones

Colapso del petróleo y del sistema financiero amenaza con expropiar los fondos de pensiones
15 
Los precios del petróleo han caído un 40 por ciento desde junio al unísono del desplome de los bonos basura del sector energético de Estados Unidos, que apostó desmedidamente al auge del costoso fracking. Desde que el petróleo alcanzara en julio de 2008 los 145 dólares el barril, la industria del fracking estadounidense se disparó y la producción de petróleo pasó de 4 millones de barriles diarios (mbd) a 9 mbd compitiendo, en volumen de producción, con Arabia Saudita y Rusia (10 y 9 mbd, respectivamente). Esto se hizo por la vía de la especulación financiera que ahora será cubierta con la confiscación de los fondos de pensiones.

Como afirmamos en julio del año pasado la manipulación del precio del petróleo llevó al oro negro a un nivel artificialmente alto y ahí apuntábamos que debía sincerarse en torno a los 80-60 dólares el barril. El precio del petróleo fue claramente manipulado por los intereses financieros que buscaban impulsar la industria del fracking. El exceso de oferta de la industria petrolera está llevando ahora a liquidar en 80 centavos de dólar las apalancadas posiciones de estas compañías, instalando nuevamente el epicentro de la crisis en el sistema financiero por sus facilidades para especular con los precios. Esta vez, sin embargo, y gracias a Jean Claude Juncker, será el dinero de los contribuyente el que salvará a estas compañías.

La burbuja del fracking

Si bien se tiende a pensar que la caída de los precios es sinónimo de que los costos de producción están cayendo y que el temido "pico del petróleo" se está alejando, lo cierto es que muchos recursos básicos están disminuyendo de precio al mismo tiempo por la caída de la demanda global. Los commodities se deslizan en picada acentuando con ello los problemas deflacionarios que darán una nueva estocada a esta crisis en su séptimo año de desarrollo.
Los precios del petróleo fueron manipulados largamente para dar holgura y permitir el auge del fracking hasta que esta burbuja reventó. Mientras el costo de la extracción de petróleo "normal" es de 30 dólares el barril, el costo del barril de petróleo obtenido vía fracturación hidráulica es de 60 dólares. El estallido de la burbuja del fracking confirma la falacia de que la fracturación hidráulica constituye una fuente energética para 100 años, como declaró el presidente Obama el año 2012. Un artículo publicado la semana pasada en la revista Naturepone en duda el desmedido optimismo de esta industria.
El optimismo del fracking y la ilusión de un precio del petróleo en 110 dólares el barril, movilizó ingentes recursos financieros para la producción de crudo que terminaron por saturar el mercado. El fracking no hizo más que crear una nueva burbuja especulativa que terminó desplomándose a la luz de la debilidad de la demanda. El desplome del precio del petróleo ha llevado su valor al nivel más bajo de los últimos cinco años y en un descenso que puede arrastrarlo a los 50 dólares el barril e incluso a los 40 dólares el barril, obligando al cierre de las extracciones vía fracking que operan con costos de 60 dólares.Oil Price 2012 2014

El nuevo riesgo para el sistema financiero

Los apalancados préstamos sembrados en el período de la euforia del fracking provocan ahora nuevos miedos en los mercados financieros por los impagos de deuda que pueden afectar a todo el comercio internacional. Los bajos precios que se obtienen hoy por cada barril de petróleo hacen difícil a las compañías petroleras pagar los intereses de los préstamos financieros solicitados en el período del auge. Y como los flujos de caja se han reducido, esta situación también pone en apuros a la banca, que comienza a sufrir un estrangulamiento financiero y se verá obligada a elevar los tipos de interés de estos préstamos por el incremento del riesgo, acelerando el impago de la deuda. De esta forma, la enorme cantidad de deuda que las compañías petroleras adquirieron para incursionar en la costosa tecnología del fracking, se ha convertido así en el nuevo riesgo del sistema financiero en su conjunto.
Sin embargo, lo que está en riesgo ahora no es solo el fraudulento sistema financiero sino los ahorros y los fondos de pensiones de millones de contribuyentes en todo el mundo. Desde los rescates bancarios del año 2008 ha habido un profuso debate sobre la necesidad de cambiar el sistema y evitar esos monstruos bancarios "demasiado grandes para caer" que debían ser rescatados por los gobiernos. Ahora se quiere obligar a que sean los depositantes y el dinero de los fondos de pensiones los que cubran las pérdidas del sistema financiero tal como se hizo en Chipre. Como advertimos en su momento, lo de Chipre fue el laboratorio para poner a prueba la confiscación de los depósitos de los ahorrantes y de los fondos de pensiones.
Esta nueva regla fue aprobada en la cumbre del G-20 realizada en Australia el pasado mes de noviembre y puede ponerse en práctica en cualquier momento. Por eso no debemos descartar que el violento descenso en el precio del petróleo sea una estrategia destinada a apropiarse cuanto antes de dichos recursos. Si el precio fue manipulado con astucia y precisión al alza, también puede ser manipulado a la baja para hacer uso cuanto antes de la nueva disposición de Angela Merkel y Jean Claude Junker. Las cuentas bancarias y los fondos de pensiones están en riesgo de ser confiscadas por este nuevo dolor del sistema financiero ocasionado esta vez por la excesiva codicia de las empresas petroleras.

martes, 2 de diciembre de 2014

Pensiones: El mayor desfalco de la historia de España


La Seguridad Social sacó ayer, 1 de diciembre, 8.000 millones de euros del Fondo de Reserva de Pensiones. Dicho de otra forma, el Gobierno se gasta en pagar a los pensionistas lo que es de los pensionistas.

Hace algún tiempo, en este mismo blog, escribí una entrada acerca de cómo el Gobierno Rajoy y la banca se retroalimentaban vendiendo y comprando deuda pública para mantener la ficción de unas finanzas públicas boyantes y para proveer al Gobierno de dinero constante y sonante. Aprendido el mecanismo, Rajoy y compañeros mártires están saqueando los ahorros de quienes dependen (o dependeremos) del sistema público de pensiones. Y es que según la prensa internacional -la de aquí no se entera, o no quiere enterarse-, el Gobierno de Mariano Rajoy ha usado el 90% de los Fondos de Reserva del sistema de pensiones español para comprar deuda pública soberana, quemando en un solo año cerca de sesenta mil millones de euros.

Según la prensa internacional, estamos ante el mayor desfalco de la historia de España y probablemente de Europa. Consideran que el saqueo del sistema financiero español, con Bankia a la cabeza, es una minucia cuando se compara con lo que está sucediendo con el Fondo de Reserva de las Pensiones.  Pasen y vean.

El Fondo de Reserva de Pensiones de la Seguridad Social surgió en el año 1997 como consecuencia del Pacto de Toledo. Su objetivo era establecer un fondo especial de estabilización y de reserva para así poder paliar los efectos de los ciclos económicos bajos y atender las necesidades del sistema de pensiones público. En definitiva, era que en un sistema de jubilación de reparto y de prestaciones, los superávits había que guardarlos, pues era una garantía de las pensiones futuras.

Figura 1: Evolución del Fondo de Reserva de la Seguridad Social
A pesar de haberse constituido por ley en 1997, hubo que esperar hasta el año 2000 para que el Fondo recibiera su primera aportación. Desde entonces, como puede verse en la Figura 1, los recursos han ido aumentando año tras año hasta que en 2012, con la llegada del PP, empiezan a disminuir. En 2012 el PP sacó 7.003 millones, en 2013, fueron ya 11.648 y en 2014 rondarán los 14.000 millones, lo que ha dejado reducido el fondo por debajo de los 42.0000 millones.

¿En qué emplea el Gobierno Rajoy el dinero que saca de la hucha de las pensiones? Hasta el 97,4% de los fondos de reserva lo está usando en comprar deuda pública española. Es decir, el Estado español pone en el mercado deuda soberana, pero el único que la compra es el propio Estado español, que se adquiere a sí mismo la deuda que emite, usando para ello los fondos que garantizan las pensiones futuras. Mientras la prensa nacional mira para otro lado ocupada como está con el Pequeño Nicolás, la prensa internacional está denunciando el atraco.


La voz de alerta la dió el 4 de enero de 2013 el diario económico alemán Deutche Wirtchafts Nachwischten, que encabezaba un artículo con  este rotundo titular: «Saqueo de los fondosde pensiones para comprar bonos del Gobierno de España» en el que decía que «al menos el 90% de los activos totales de los fondos de pensiones del Estado español es convertido en bonos de España. Especula con el dinero de sus jubilados, arriesgando sus ahorros».

The Wall Street Journal, que defiende los intereses económicos y financieros de los norteamericanos, publicó un artículo el 3 de enero de 2013, titulado «España usa fondos que respaldan el pago de pensiones para comprar deuda soberana». El artículo decía “España ha estado vaciando sigilosamente la mayor alcancía del país, El Fondo de Reserva de la Seguridad Social, que ha usado como comprador de última instancia de los bonos del gobierno, una operación dudosa sobre el papel del fondo como garante de las futuras pensiones. La maniobra, que ha pasado desapercibida, está por concluir ya que queda muy poco dinero disponible. Al menos el 90% del fondo de 65.000 millones de euros, unos 85.700 millones de dólares, ha sido invertido en deuda española con cada vez más riesgo, de acuerdo con cifras oficiales y el gobierno ha empleado para realizar pagos de emergencia».

El poco sospechoso de rojerío Financial Times calificaba a Mariano Rajoy como «político provinciano» y a Luis de Guindos como «el peor ministro de economía de Europa». El semanario alemán Der Spiegel considera que el gobierno español está saqueando el fondo de reserva de las pensiones. «España ha saqueado en silencio la hucha más grande del país, el fondo de reserva de la seguridad social debido a sus dificultades financieras».

Esta transferencia de fondos se ha llevado a cabo en secreto, y por supuesto no ha sido conocida ni menos autorizada por los integrantes del llamado Pacto de Toledo, que regula cuanto se refiere al sistema público de pensiones de España, ni desde luego por el Parlamento español, órgano supremo de la soberanía nacional. 

El problema fundamental del  Fondo de Reserva de la Seguridad Social es que se trata de un engaño contable con la deuda pública española dado que el deudor y acreedor del fondo es el mismo. Es decir, tenemos un típico caso de desdoblamiento contable ficticio por importe de 53.744 millones de euros de 2013, cantidad de la Seguridad Social que está invertida en deuda pública del Estado (Figura 2).


Resulta escandaloso que el único comprador es el propio Estado español, que se adquiere a sí mismo la deuda que emite, usando para ello los fondos que garantizan las pensiones futuras.  A todo ello hay que unir el endurecimiento de las condiciones para el logro de una pensión pública, mientras se dan todas las facilidades para las pensiones privadas. Por si estos fuera poco, los pensionistas presnetes y futuros han recibido una puñalada de pícaro: la eliminación de la clausula de garantía del poder adquisitivo  por una revalorización anual del ridículo 0,25%. Su objetivo es la reducción de un 25% de la cuantía de las pensiones para el 2025. El último informe publicado por el ministerio habla que no habrá superávit en muchos años, con lo cual las revalorizaciones serán mínimas y se habrán comido todo el fondo de pensiones.