Páginas vistas en total

miércoles, 11 de octubre de 2017

Cartografía de los reptiles mundiales

Los rincocéfalos (Rhynchocephalia) incluyen un solo género actual, 
Sphenodon endémico de Nueva Zelanda. Foto.
Al completar el mapa de todos los vertebrados terrestres gracias a una investigación publicada el pasado lunes en la revista Nature Ecology & Evolution, un equipo internacional de científicos ha dado un enorme empuje al “Atlas de la Vida”, un proyecto planificado hace más de diez años, cuyos primeros resultados fueron publicados en 2006 en Nature.
Nuestro conocimiento de la distribución geográfica de una amplia variedad de organismos ha mejorado mucho en la última década, lo que ha supuesto una gran contribución a los esfuerzos para conservar la biodiversidad y para mejorar significativamente nuestra comprensión de los procesos evolutivos y ecológicos a escala global. Sin embargo, aunque los reptiles representan un tercio de las especies de vertebrados terrestres, el conocimiento de su distribución seguía siendo pobre y asistemático. Eso significaba un vacío importante en la comprensión de la estructura global de la biodiversidad y de nuestra capacidad de conservar la naturaleza.
Históricamente, los esfuerzos a gran escala para la protección de los vertebrados terrestres (y, por tanto, también de los reptiles) se han basado principalmente en datos de plantas, aves, mamíferos y, en menor grado, de anfibios. En el trabajo publicado ahora por científicos de Oxford y Tel Aviv, se presentan las distribuciones globales a nivel de especie de casi todos los reptiles existentes conocidos: 10.064 especies (el 99% de las conocidas), que incluyen a Sauria (6.110), Ophidia (3.414), Testudinae (322), Amphisbaenia (191), Crocodylia (24 especies) y Rhynchocephalia (1 especie).

Mapas de riqueza de especies de tetrápodos terrestres. (a) Riqueza de todos los tetrápodos (reptiles, anfibios, aves y mamíferos). (b-e), Riqueza de especies de grupos de reptiles: todos los reptiles (b), lagartos (c), serpientes (d) y tortugas (e). Las áreas grises denotan regiones terrestres desprovistas de especies en un grupo particular. Los colores azules denotan regiones con pocas especies y las rojas indican regiones con muchas especies (téngase en cuenta que la escala difiere entre los paneles). Todos los mapas en un área igual, con la proyección Behrmann en una resolución de celda de 48,25 × 48,25 km); los valores de la barra de escala representan la riqueza de especies. Fuente.
Este conjunto de datos completa la cartografía de distribución mundial de todos los vertebrados terrestres descritos existentes (Figura), unas 31.000 especies, que hasta ahora incluía 5.000 mamíferos, 10.000 aves y 6.000 anfibios, y proporciona información que ha estado ausente de gran parte de los programas de planificación de conservación global y de los esquemas de priorización construidos en los últimos veinte años. Los peces son todavía una asignatura pendiente.
El análisis ha ayudado a identificar la fragilidad de la biodiversidad en algunas regiones como la Península Arábiga, las zonas áridas del sur africano, las estepas asiáticas, los desiertos del centro de Australia, los matorrales brasileños y las zonas altas de los Andes. Los desiertos y las zonas secas son precisamente los centros de actividades modernas como grandes proyectos de regadío o de nuevos centros de energía solar, una situación que hace muy difícil la conservación de los organismos que los habitan. © Manuel Peinado Lorca. @mpeinadolorca