Páginas vistas en total

lunes, 12 de noviembre de 2012

Rajoy y sus asesores iletrados



El Gobierno de Mariano Rajoy mantiene en cartera 842 asesores y cargos de confianza. A cargo de la Presidencia del Gobierno hay 245 personas nombradas a dedo de los cuales 68 asesores no tienen ni siquiera el Graduado Escolar.
Los Presupuestos Generales del Estado para 2013, aprobados a finales de septiembre, constatan que Rajoy sigue incumpliendo otra de sus promesas electorales: la reducción de altos cargos. Por el contrario, aumentan. Las estructuras del Estado contarán para el año que viene con 455 altos cargos, uno más de los que hay ahora, 454. Aunque el aumento es mínimo, solo de un 0,2%, deja en evidencia las críticas que hacía el PP cuando estaba en la oposición y proclamaba que el "número de altos cargos se había salido de madre". En agosto de 2011, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, fue más allá y aseguró que Zapatero tenía más de 500 asesores, cuyo coste era de 550 millones de euros en toda la legislatura. Los datos eran incorrectos. El Ejecutivo socialista salió al paso de estas acusaciones y cifró en 55 el número de asesores del expresidente, de los que "el 60% eran funcionarios".
Los datos demuestran que el Ejecutivo popular no ha hecho lo que prometió: "reducirlos a la mitad"; y lo que más tarde llevó el PP al debate del Estado de la nación en junio de 2011, una reducción del 25%. Nada de eso. El presidente del Gobierno mantendrá el año que viene, según los Presupuestos, el mismo número de asesores y personal eventual que este año: 245. Rajoy ya amplió este capítulo en los primeros Presupuestos que aprobó, los de 2012. Ahí pasó de 56 asesores personales a los 82 que sigue teniendo ahora, que son 27 más de los que tenía el malvado ZP. En total, las nóminas de los asesores del Gobierno Rajoy cuestan unos 23 millones de euros.
¿Qué asesoramiento puede dar una persona sobre economía, política exterior, relaciones institucionales, comunicación o cualquiera de alguno de los frentes abiertos para un cargo del Presidente del Gobierno cuando no alcanza ni siquiera el mínimo de educación obligatoria marcado en este país?
Un título, una formación una preparación académica no garantiza absolutamente nada, pero debería ser al menos condición necesaria pero no suficiente para ostentar cargos que al fin y al cabo dirimen sobre las políticas que rigen en un país. El asesoramiento a nivel barra de bar está muy bien para eso, para la discusión en el bar, pero no para tomar decisiones que trascienden al BOE y que repercuten en todos nosotros. El Presidente del Gobierno debería explicar estos 68 cargos, sus funciones, sus méritos y los consejos e informes que le preparan, porque queda claro, que así, no estamos en buenas manos.