Páginas vistas en total

martes, 5 de junio de 2018

Fracking: poca cal y mucha arena



Después del agua y por delante de los combustibles fósiles, la arena es hoy el recurso natural más demandado del mundo. Se ha convertido en un bien muy cotizado, imprescindible para las civilizaciones modernas. La sociedad moderna está literalmente construida sobre arena, escribió Pascal Peduzzi, jefe de la Unidad de Cambio Global y Vulnerabilidad del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en su informe Sand; rarer than one thinks (Arena, más escasa de lo que uno cree; 2015).
La obtención de petróleo mediante fractura hidráulica (fracking) en Estados Unidos utiliza una impresionante cantidad de equipos y consume un formidable insumo de materiales para producir más de la mitad de la producción de petróleo del país. Uno de los materiales esenciales utilizados en la producción de crudo es la arena de fractura. La cantidad de arena utilizada por la industria del fracking se ha multiplicado más de diez veces desde que despegó en 2007.
Según los datos de Rockproducts.com e IHS Markit, resumidos por el analista energético Steven St. Angelo en el blog del que extraigo buena parte de la información y las figuras que la acompañan, el consumo de arena para fracturar de la industria de petróleo y gas de esquisto de Estados Unidos aumentó desde 4.500 millones de kilos al año en 2007 a más de 54.500 millones en 2017. En 2018, se estima que el consumo superará los 62.000 millones de kilos, de los cuales la cuenca de lutitas más grande del país, la Pérmica (Figura 1), consumirá 23.000 millones de kilos, el 37%. Fíjense que este consumo de un año en tan solo una cuenca más que quintuplica el consumo total de arena de 2007.
Figura 1. Producción de petróleo en los cuatros campos de lutitas más grandes de Estados Unidos. 
Como podemos ver en la Figura 1, los más de 3 millones de barriles por día (mbd) de producción de la cuenca Pérmica, el campo petrolífero explotado por fracking más grande de Estados Unidos, son mucho mayores que los producidos en los tres mayores siguientes: Eagle Ford (1,7 mbd), Bakken (1,2) y Niobrara (0,6 mbd). Sin embargo, para evaluar el consumo de arena, téngase en cuenta que tan solo unos 2 mbd de la producción total de la cuenca Pérmica provienen del fracking. El resto proviene de la producción de petróleo convencional.
Figura 2
Según BlackMountainSand.com Infographic, (Figura 2) la cuenca Pérmica consumirá 68.500 toneladas de arena de fractura por día, lo suficiente para llenar 600 vagones de ferrocarril. Se pronostica que esa cifra aumentará cada año. Ahora, si calculamos la cantidad de camiones que se necesitan para transportar esta arena hasta los pozos de extracción de la cuenca Pérmica, resulta una cifra verdaderamente asombrosa. Supongamos un camión de carga que pueda transportar 20 toneladas de arena, si dividimos los 23.000 millones de kilos que se necesitan al año en la cuenca Pérmica por la carga de cada camión, el resultado se muestra en la Figura 3.
Cada mes, más de 91.000 cargas de camión de arena serán entregadas en los pozos de la cuenca Pérmica. A finales de 2018, se habrán utilizado más de 1,1 millones de camiones areneros para producir petróleo y gas de lutitas en dicha cuenca. Comparemos ahora esa cifra con los transportes de carga que realiza el mayor gigante comercial estadounidense, Walmart.
Según Walmart, sus conductores viajan aproximadamente 700 millones de millas al año para entregar productos desde sus 160 centros de distribución a miles de tiendas en todo el país. La distancia media de ida a sus tiendas es de aproximadamente 130 millas. Al dividir los 700 millones de millas anuales recorridas por los conductores de Walmart por el viaje medio de 130 millas, el gigante minorista utilizará aproximadamente 5,5 millones de cargas de camión para entregar sus productos a todas sus tiendas en 2018. En la Figura 3 se presenta la cantidad anual de camiones de Walmart cargados con la arena entregada en la cuenca Pérmica durante 2018.

Figura 3
Para llevar la arena para fractura en la cuenca Pérmica este año, se necesitarían 1,1 millones de cargas de camiones o. lo que es lo mismo, el 20% de las cargas de camiones que necesita Walmart para para abastecer a todas sus tiendas, que visitan más de 140 millones de estadounidenses todas las semanas. La industria estima que el consumo de arena para fractura de la cuenca Pérmica pasará de 23.000 millones de kilos este año a 54 mil millones en 2022, lo que significa que la Pérmica utilizará 2,6 millones de camiones para entregar arena de fractura en 2022, casi el 50% de la cadena de suministro de Walmart (Figura 4).
Esa es una cantidad increíble de camiones. Por cada decalitro de crudo producido en la cuenca Pérmica en 2018, se necesitarán aproximadamente 1,2 kilos de arena. Obviamente, esta es sólo una parte del problema. Hay que incluir todos los demás insumos de materiales como tubos de acero, cemento, agua, productos químicos, etcétera.
Figura 4
Por ejemplo, se estima que en la cuenca Pérmica se usarán 270.000 millones de litros de agua para producir petróleo este año. Por lo tanto, los equipos de fracking bombearán más de 5,5 litros de agua por cada cuatro litros de crudo que se extraigan en 2018. La industria de las lutitas está consumiendo un enorme volumen de agua y arena para producir petróleo antieconómico.
Porque, como he insistido en varios artículos anteriores (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7) y en mis libros El Fracking ¡Vaya timo! (Laetoli, 2014) y Fracking: el espectro que sobrevuela Europa (Icaria, 2015) la industria del petróleo de lutitas de Estados Unidos es un esquema Ponzi, un timo financiero como el de las hipotecas basura que se vendrá abajo dentro de los próximos tres años, una vez que el mercado se percate de que ha estado invirtiendo en la pirámide Ponzi del fracking más de 250.000 millones de dólares. El impacto en la economía y en el sistema financiero estadounidense será devastador. © Manuel Peinado Lorca. @mpeinadolorca.