Páginas vistas en total

sábado, 29 de julio de 2017

Frutas tan sanas como exóticas, 1

Nephelium lappaceum

Las frutas son unos de los alimentos más sanos, que se pueden (y deben) agregar a la dieta diaria. Pero muchas de esas frutas necesitan condiciones especiales para prosperar, por lo que en Europa son prácticamente desconocidas. Empecemos las vacaciones de verano con una decena de estas frutas tan sanas como exóticas  que se cultivan en zonas tropicales sin heladas ni estaciones, y que resultan tan exquisitas, como beneficiosas. Mañana más.

El rambután (Nephelium lappaceum), conocido en Suramérica como lichas o mamón chino, es un árbol de la familia Sapindaceae originario de Malasia, pero cuyo cultivo se ha extendido a otras zonas tropicales. Esta exótica fruta de forma ovalada tiene “pelos” rosados ​​en la cáscara (en malayo “rambut” significa pelo) y en su interior, la pulpa es blanca y sabrosa, similar a las uvas. Es rica en carbohidratos, proteínas y cobre y se emplea como energético y antibiótico.

Mangostán, Garcinia mangostana.
El mangostino, mangostán o jobo de la India (Garcinia mangostana), de la familia Clusiaceae, es un árbol tropical perenne, originario de Indonesia. El fruto comestible presenta una corteza de profundo color púrpura rojizo cuando madura. Dentro, tiene de cuatro a diez gajos de color blanco como la nieve, blandos y carnosos de forma triangular parecidos a los gajos de las naranjas, con un sabor a cítrico entre dulce y agrio y textura de melocotón. Cada segmento puede contener de una a cuatro semillas blancas, que aunque son comestibles amargan. Contiene algunos de los antioxidantes más potentes, compuestos anti-inflamatorios, antivirales, antibacterianos y antifúngicos de la naturaleza.

Durián, Durio Zybethinus 
El durio, durión o durián (Durio zibethinus) es un árbol de la misma familia que las malvas (Malvaceae) que produce una fruta es muy conocida en los países del sur de Asia, aunque sea nativa de Indonesia y Malasia. La fruta, que puede pesar hasta tres kilos tiene una cáscara verde y espinosa, con una pulpa interna de color amarillento, que resulta delicada y cremosa. Se prepara con ella un refresco sin grasas, colesterol o azúcares complejos y también se usa para hacer helados, dulces y batidos. La pulpa, aunque deliciosa, es fétida y, debido a su fuerte y nauseabundo olor, en Singapur, Tailandia, China y Japón está prohibido comerla en público. El olor obedece a que el durián crece en el interior de los bosques sombríos; su fuerte olor ayuda a que los animales que diseminan sus semillas, entre ellos los orangutanes, lo localicen por el olfato.

Una de las especies de jabuticaba, Myrciaria cauliflora

Las cuatro especies de jabuticabas pertenecen a un género (Myrciaria) que forma parte de la misma familia (Myrtaceae) que los mirtos. La fruta de jabuticaba, de un color violeta intenso, crece directamente sobre las cortezas de troncos y ramas. Cuando está en plena temporada, el árbol parece estar cubierto de gránulos púrpuras. Aunque comienzan a cultivarse en otras zonas cálidas del mundo, como California, son originarios de la cuenca del Amazonas y del Paraná, en donde se consumen como uvas frescas o se utilizan en tartas o licores. La piel es gruesa pero dentro hay una pulpa carnosa dulce rosada o blanca. Embebida en la pulpa hay varias semillas grandes.  Esta fruta tan especial, baja en carbohidratos y calorías, y que contiene proteínas, calcio, fósforo, hierro, vitamina B y C, es estimulante, abre las vías respiratorias y es particularmente buena para el asma; además es astringente, lo que la convierte en un excelente remedio para la diarrea. Es antiinflamatoria y contiene antioxidantes, y por eso la llaman fruta antienvejecimiento. Alivia dolores de las articulaciones y hasta podría evitar enfermedades de la piel y la pérdida del cabello.
Guayaba, Acca sellowiana

En la familia Myrtaceae se incluye también la guayaba del país (Acca sellowiana). Esta exquisita fruta es originaria de las tierras altas del sur de Brasil (donde se conoce como feijoa), de Uruguay, del este de Paraguay, norte de Argentina y Colombia. Su fruto tiene una cáscara verde y una pulpa amarillenta de textura arenosa, con profusión de pequeñas semillas. Se emplea en dermatología y se considera un excelente digestivo natural.
Lansium domesticum, el langsat o lanzón 
Lansium domesticum, el langsat o lanzón, es una especie de árbol frutal perteneciente a la familia Meliaceae.  Originario de Malasia, se cultiva en toda la región del sureste asiático, desde el sur de India a las Filipinas. Los frutos son ovoides, redondeados con unos cinco centímetros de diámetro, normalmente dispuestos en racimos de veinte a treinta frutos. Cada uno de los frutos está cubierto por una piel gruesa, correosa de color amarillo pálido. Debajo de la piel, el fruto se encuentra dividido en cinco o seis gajos translúcidos, de pulpa jugosa, con sabor levemente ácido, aunque cuando maduran son más dulces. El jugo que se obtiene de su pulpa es dulce, contiene sucrosa, sacarosa, fructosa y glucosa.

Physalis minima
Physalis es el género de una familia de plantas, las Solanáceas, nativas de Suramérica, cuyo fruto tiene cierta relación con el tomate, aunque es de tamaño más pequeño. Además de ser muy sabroso, tiene muchas propiedades gracias a su alto contenido de vitamina C, B y hierro. Los incas la empleaban en medicina tradicional y en la actualidad se la considera un excelente antioxidante y una buena ayuda para el sistema inmunológico. 

Pepino de cuernos, Cucumis metuliferus
El pepino de cuernos (Cucumis metuliferus), un pariente de calabazas, melones y pepinos (familia Cucurbitáceas), es una de las frutas más antiguas del mundo, puesto que su cultivo empezó en África hace al menos tres mil años. Tiene una cáscara externa amarillenta (muy rica en vitamina C) con espinas como cuernos  y su interior es una pulpa gelatinosa verde, con muchas semillas. Su sabor es similar a una mezcla de pepino y limón. El zumo es un excelente remedio para la acidez, las quemaduras y los eczemas. Se emplea tradicionalmente para prevenir y tratar problemas renales y para regular la presión arterial.

Cacao blanco, Theobroma grandiflorum
Cupuacu o cacao blanco, otro árbol de la misma familia que las malvas (Malvaceae), de nombre científico Theobroma grandiflorum y pariente del cacao (Theobroma cacao), crece principalmente en la selva amazónica brasileña y en algunas partes del Perú. Puede pesar dos kilos y tiene una cáscara dura, con una pulpa suave, fragante y jugosa. Es fuente de vitaminas B1, B2 y B3, un potente antioxidante y su consumo refuerza el sistema inmunitario y protege de padecer afecciones cardíacas.

Chirimoya, Annona cherimola
Mark Twain decía que la chirimoya (Annona cherimola, familia Annomaceae) era "la fruta más deliciosa conocida por los hombres". Aunque su sabor se compara a menudo como intermedio entre un plátano y una piña, tienen un sabor característico y exquisito. Las semillas, hojas y otras partes de la chirimoya contienen alcaloides venenosos que se han usado como insecticidas y se usan en comunidades rurales para matar a los piojos. Aunque son nativas de los Andes, las chirimoyas también prosperan en climas mediterráneos, y se han introducido en España, Italia y California, entre otros sitios. Como la mayoría de las frutas (salvo el coco o el aguacate), es un alimento ideal en dietas de adelgazamiento, gracias sobre todo a su bajo contenido en grasas. Es muy rica en agua e hidratos de carbono, y destaca principalmente porque aporta una gran variedad de minerales y vitaminas del grupo B.


Panapén, Artocarpus heterophyllus
El árbol de jaca, jack, yaca, nangka o panapén (Artocarpus heterophyllus) es una especie perteneciente a la familia de las Moráceas. Originaria de Indonesia, donde se halla mayor diversidad genética entre sus miles de islas, también se distribuye al sur y sudeste de Asia. Este árbol produce la fruta nacional de Bangladés, así como de Indonesia. Se sabe que en India se cultivaba hace 6.000 años. Posee grandes similitudes con Artocarpus altilis (árbol del pan), originario de Indonesia y de Melanesia.  Su fruta, la más grande del mundo puesto que llega a pesar más de treinta kilos, presenta un interior de color amarillo, parecido al mango. Su jugo es ligeramente ácido y profundamente dulce, con un sabor que recuerda la mezcla de mango con naranja. Una manera popular de preparar esta fruta es freirla en virutas crujientes. En medicina popular se utilizan el fruto, las hojas, la raíz y el látex como antiasmáticos, antihelmíntico y antidiarreicos, y para el tratamiento de conjuntivitis, diabetes, otitis, eliminación de verrugas, e hipertensión arterial. ©Manuel Peinado Lorca. @mpeinadolorca.