Páginas vistas en total

martes, 17 de marzo de 2020

Coronavirus: novedades sobre mentiras, bulos y fake news


Hace unos días publiqué un artículo sobre las mentiras, bulos y fake news que circulan sobre el SARS-CoV-2 y la enfermedad que causa, la COVID-19. Hoy me ocupo de una publicación que circula por algunas redes sociales y se atribuye falsamente a la Universidad de Stanford que se está volviendo viral. No la creas.

Si has abierto Facebook o Twitter en los últimos días, es posible que hayas encontrado más de una publicación con información alarmante sobre el coronavirus. Como muestra un botón: una atribuida a la Universidad de Stanford que, junto a un par de afirmaciones ciertas, contiene varias falsedades e inexactitudes. La reproduzco en la imagen adjunta.

«La publicación no es de Stanford», han comunicado desde el centro de salud de la universidad californiana (Stanford Health Care). Todo lo que esa institución comunica oficialmente aparece en la página web sobre coronavirus de la universidad. 

Por si no bastara con ello, otra publicación distribuida también en Facebook y esta vez en español, repite varias de esas afirmaciones falsas, atribuyéndolas malintencionadamente a UNICEF. La falta de credibilidad de esta última se acentúa cuando uno lee que los virus son "células", lo que indica una ignorancia supina.

Por echar una mano, transcribo en negritas algunas citas textuales falsas o inexactas de la publicación viral de Facebook, seguidas de la respuesta real a las mismas.

Puede que el nuevo coronavirus no produzca señales de infección durante muchos días. Cuando tenga fiebre o tosa y acuda al hospital, será tarde porque el pulmón tiene ya un 50 por ciento de fibrosis.

Falso. La fibrosis es una enfermedad pulmonar que se produce cuando el tejido pulmonar se daña y se producen cicatrices. El tejido engrosado y rígido hace que sea más difícil que los pulmones funcionen correctamente. A medida que la fibrosis empeora, tendrás cada vez más dificultad para respirar. La fibrosis es un proceso de cicatrización tardía, que no se produce inmediatamente. Es posible que el virus afecte al 50 por ciento de tus pulmones, causando neumonía o líquido en los pulmones, pero no fibrosis. Eso no es verdad.

Portada de las falsas instrucciones de UNICEF
Si puede respirar bien, no vaya al médico. Hágalo solamente si ve que no puede respirar o está muy enfermo. Los expertos de Taiwán ofrecen un sencillo método de autocomprobación que podemos hacer todas las mañanas: respire profundamente y mantenga el aire durante más de diez segundos. Si logra sin toser, sin molestias, rigidez u opresión, no hay fibrosis en los pulmones. Básicamente, eso significa que no hay infección. Si vive en algún lugar crítico de infecciones, haga eso cada mañana en un ambiente de aire limpio.

Falso. Eso solo sirve para comprobar si muestras ansiedad o respiras normalmente, no para comprobar si tienes coronavirus y mucho menos fibrosis.

Todo el mundo debe mantener húmedas la boca y la garganta, nunca secas. Tome unos sorbos de agua cada 15 minutos como mínimo. Si el virus entra en la boca, beber agua u otros líquidos lo arrastrará a través de la garganta hasta el estómago. Una vez allí, los jugos gástricos matarán todos los virus. Si no bebe suficiente agua a intervalos regulares, el virus puede penetrar por la tráquea hasta los pulmones. Eso es muy peligroso.

Absolutamente falso. Eso no es verdad, como tampoco funciona la ingestión de jugos de frutas que, según algunos medios de dudosa solvencia, recomiendan algunos naturópatas.

Beber agua tibia es efectivo para combatir todos los virus. Trata de no beber líquidos con hielo.

Falso.

Si tienes mucosidad nasal y toses húmedas, tienes un resfriado común. La neumonía por coronavirus es una tos seca sin secreción nasal.

Eso no puede afirmarse con seguridad. Aunque eso se decía al principio, cuando no se disponía de estudios científicos sobre la materia, ya hay investigaciones serias que indican que la infección por COVID-19 puede presentarse como una enfermedad con síntomas similares al resfriado común en muchos más casos de lo que se pensaba anteriormente.

Este nuevo virus no es resistente al calor y será eliminado por una temperatura de solo 26/27 grados centígrados. El virus odia el sol.

Si algo está expuesto a la luz solar, se desinfectará con bastante rapidez por efecto de la luz ultravioleta. La temperatura en una secadora, por ejemplo, lo mataría todo. Pero decir algo así: “Como hoy va a ser un día calentito, no tenemos que preocuparnos por el coronavirus ", es hablar por hablar.

Si alguien con coronavirus estornuda, el virus recorrerá unos diez pies (unos tres metros y medio) antes de caer al suelo y ya no estará el aire.

La regla general que usan las autoridades médicas es de unos seis pies (menos de dos metros).

La conclusión es que circula mucha información directamente falsa o poco fiable. Por lo tanto, para evitar la propagación de rumores, haga con la información lo que hace con el distanciamiento social impuesto por la enfermedad: si alguien publica algo que suene un poco sospechoso, no lo transmita. © Manuel Peinado Lorca. @mpeinadolorca.