Páginas vistas en total

domingo, 19 de agosto de 2018

Maravillosamente simple: Cómo funcionan y de qué están hechas las plantas


Decenas de ejemplares de Wolffia arrhiza, adheridas en los dedos de la mano. Foto.
Miren las fotos de las dos plantas que acompañan este breve artículo. Ambas son plantas con flores o angiospermas. Unas de ellas, las pequeñas plantas flotantes del género Wolffia, conocidas como lentejas de agua, son las plantas con flores más pequeñas del mundo (1). La otra es Eucalyptus regnans, la angiosperma más alta conocida. Ambas son muy diferentes, pero, en el fondo, comparten función y estructura. Ambas realizan la fotosíntesis y ambas están hechas de uno de los compuestos más maravillosos de la Tierra: la celulosa.
¿Alguna vez ha pensado en qué están hechas las plantas? Despoje de todo el esplendor y la gloria a las diferentes especies de plantas de este planeta (solamente las plantas con flores son más de 250.000 especies) y mire de cerca cómo crecen las plantas y cómo producen más plantas. Es un mundo fascinante en el que todo tiene que ver con la fotosíntesis. Pasar de los fotones emitidos por nuestra estrella más cercana a una planta completamente desarrollada es todo un viaje y, al final de ese viaje, es posible que le sorprenda saber de qué están hechas las plantas.
El bosque de Eucalyptus regnans de la fotografía está en Victoria’s Black Spur Drive, unos 60 km a noreste de Melbourne, entre Healesville y Marysville. El hombre en la base del tronco da una idea del tamaño del árbol.
Todo comienza con los fotones, las partículas mínimas de energía luminosa (o de otra energía electromagnética) que se producen, se transmiten y se absorben. Al salir del sol, viajan por el universo. Algunos chocan con la Tierra y llegan a su superficie. Las plantas colocan sus hojas para absorber estos fotones. La energía de los fotones se usa para dividir moléculas de agua dentro de los cloroplastos. En el proceso de dividir el agua, el oxígeno se libera como subproducto (¡gracias plantas!). La división del agua también libera electrones e iones de hidrógeno.
Estos electrones e iones de hidrógeno se utilizan para generar energía en forma de adenosin trifosfato (ATP). Junto con algunos electrones, el ATP se usa en otro ciclo conocido como el ciclo de Calvin. El objetivo del ciclo de Calvin es tomar CO2 y utilizar la energía creada previamente para transformar (mediante reducción química) las moléculas de carbono en cadenas de moléculas orgánicas. La mayor parte del carbono en una planta proviene de la absorción de CO2 (¡gracias plantas!). A través de una serie de pasos (le ahorraré los detalles) las plantas unen los átomos de carbono en largas cadenas. Algunas de estas cadenas forman glucosa y parte de esa glucosa se une para formar celulosa.
La celulosa es el principal componente estructural de las células vegetales. Desde las plantas más pequeñas del mundo hasta los eucaliptos y las secuoyas más grandes y más altas (por cierto: son algunos de los organismos más grandes que hayan existido en este planeta), todas están construidas con celulosa que, en el caso de las plantas leñosas se refuerza con lignina, un polímero orgánico más complejo, pero también formado por carbono, hidrógeno y oxígeno.
Pues ya ve, en esencia, toda la vida vegetal que le rodea está literalmente construida desde cero por el carbono que se origina del CO2. Bastante increíble, ¿no está de acuerdo? © Manuel Peinado Lorca. @mpeinadolorca.

(1) Wolffia es un género que incluye las plantas con flores más pequeñas de la Tierra. Son plantas acuáticas y parecen lentejas verdes flotando en el agua. Son de libre flotación, de color verde o amarillo-verdoso, y sin raíces. La flor se produce en una depresión en la parte superior del cuerpo de la planta. Tiene un estambre y un pistilo. Es capaz de reproducirse muy rápidamente en incluso de clonarse. Las plantas a menudo flotan juntas en parejas o forman esteras flotantes con plantas tales como las especies de Lemna y Spirodela. También llamadas lentejas de agua, crecen en aguas estancadas, dando la apariencia de espuma verde flotante. Wolffia no alcanza los 2 microgramos de peso y tiene menos de 1 milímetro de longitud, por lo que para distinguirla hay que acercarse mucho a ella.


(2) Eucalyptus regnans, fresno de montaña australiano, gomero gigante o eucalipto regnans, es una especie de Eucalyptus nativa del sudeste de Australia, Tasmania y Victoria. Conocida por alcanzar alturas imbatibles de 99 m, es considerada como la más alta de las angiospermas. Con todo, su talla es superada por algunas gimnospermas como Sequoia sempervirens, que alcanza los 115.