Páginas vistas en total

lunes, 3 de diciembre de 2018

La Guerra de las Galaxias en la nomenclatura zoológica

Gollumjapyx smeagol. Foto.

Los nombres científicos de las especies se escriben en latín y tienen dos componentes. Considera nuestro propio nombre científico, Homo sapiens, por ejemplo. La primera parte del binomio, Homo, describe nuestro género, un conjunto de organismos que incluye a nuestros parientes más cercanos. Compartimos el nombre genérico Homo con varias especies humanas primitivas, incluidos los neandertales o Homo neanderthalensis. El segundo componente del binomio, sapiens, es exclsuivo de nuestra especie. Cuando los investigadores encuentran un nuevo organismo su nombre depende de lo que ya se sabe sobre especies similares. Si comparte suficientes rasgos con un género conocido, el científico que haya descubierto la nueva especie lo sitúa en él, y luego selecciona un nombre específico que puede reflejar cualquier aspecto, desde alguna característica de la nueva especie hasta la celebridad favorita del científico.
Hace diez años mi compañero de departamento, el profesor de Zoología Vicente Ortuño, publicó el descubrimiento de un interesante artrópodo cavernícola del pequeño orden de los dipluros, un interesante hallazgo que normalmente hubiera pasado desapercibido, pero que saltó de forma explosiva a diferentes medios de comunicación y aún más contundentemente a Internet (alcanzó 50.000 registros en una semana). La especie, que sus descubridores llamaron Gollumjapyx smeagol, fue publicada en la revista científica Zootaxa, que se hace eco de nuevos hallazgos zoológicos que para el gran público suelen pasar inadvertidos. Sin embargo, en el caso de este dipluro troglodita, lo que llamó la atención de los medios de comunicación no fue su interés científico, sino a la elección de su nombre científico.
Vicente y su compañero de descubrimiento, Alberto Sendra, del Museu Valencià d'Història Natural, eligieron para epíteto de la nueva especie “Smeagol“ el nombre de uno de los Hobbits más famosos de la conocida obra de la mitología moderna El señor de los anillos. Para conseguir que el golpe de efecto fuese más rotundo, designaron el nuevo género con otro nombre original –Gollumjapyx- que, junto con el anterior, constituyó un binomio imbatible por su simbología. “Gollum” es el nombre de la criatura traicionera y egoísta creada por R. Tolkien, como resultado de la metamorfosis del bondadoso Smeagol, quien, después de apoderarse del Anillo del poder y de perderlo más tarde, se interna en las cavernas de las Tierras Medias, estiliza su cuerpo y muda su carácter bondadoso a la pérfida personalidad de Gollum.
De ese modo, con la elección de un nombre genérico como Gollumjapyx y de un epíteto específico como smeagol, Vicente y Alberto, además de hacer un cameo nomenclatural con la literatura y el cine, consiguieron construir una metáfora de la colonización y adaptación al medio subterráneo y dar notoriedad a un hallazgo científico que hubiera pasado desapercibido.
Una búsqueda en Internet me ha ofrecido todo un catálogo de novedades nomenclaturales que han relacionado a nuevas especies con algunos bestsellers literarios o cinematográficos. Como no es cuestión de abrumar al personal, me he limitado a seleccionar un ramillete relacionado con la saga cinematográfica de La Guerra de las Galaxias, cuya primera entrega fue estrenada en 1977. Vamos con ello.
Trigonopterus chewbacca
Los “wookiees” son una raza ficticia del universo imaginario de La guerra de las galaxias a la que pertenece el imponente e hirsuto personaje Chewbacca, homenajeado con el nombre de una especie de gorgojo, Trigonopterus chewbacca, descubierto en Nueva Guinea, que fue descrito en un estudio publicado en abril de 2016 en la revista ZooKeys. En el caso de Chewbacca, llovía sobre mojado, porque en 2009 en la revista Proceedings de la Entomological Society of Washington unos entomólogos bautizaron a una nueva especie de polilla mexicana como Wockia chewbacca.
Wockia chewbacca
Los impresionantes apéndices craneales de un pariente extinto de la jirafa les recordaron a los paleontólogos los tocados de la reina Padmé Amidala de La amenaza fantasma, lo que los llevó a denominar a su descubrimiento como Xenokeryx amidalae, descrita en 2015 en la revista PLOS ONE. X. amidalae luce dos cuernos cortos como los de una jirafa y una frente inclinada que se eleva abruptamente hacia la parte posterior de su cabeza. La frente está coronada por una estructura en forma de T que estaba probablemente envuelta en un penacho gigante de pelos dorados.
Xenokeryx amidalae

Tetramorium jedi
La “Fuerza” de la Guerra de las Galaxias está representada por Tetramorium jedi, una especie de hormiga que habita las selvas bajas de Madagascar. La especie fue descrita en 2012 en la revista Zootaxa: «Esta nueva especie lleva el nombre de los guardianes ficticios, nobles y sabios del Despertar de la Fuerza creada por George Lucas», escribieron los autores del estudio en el artículo en el que describieron la nueva especie.
Una especie de gibón que vive en las copas de los árboles del sudoeste de Asia recibió su nombre por Luke Skywalker. El gibón, descrito en el American Journal of Primatology en enero de 2017, se unió a otras dos especies conocidas del género Hoolock con el nombre de H. tianxing. El nombre binomial tianxing procede de la latinización del chino tian (cielo) y xing (moverse), en referencia su método de locomoción por el dosel de los bosques tropicales.
Hoolock tianxing
La tarántula de California Aptostichus sarlacc fue descrita por primera vez en la revista ZooKeys en 2012 como una de las 33 nuevas especies del género Aptostichus. Aunque A. sarlacc fue la única que recibió un nombre inspirado en La Guerra de las Galaxias, en el mismo artículo se describieron otras especies con el nombre del mago Penn Gillette, la fotógrafa Dorothea Lange y el presidente Barack Obama.
Aptostichus sarlacc
En 1996, un artículo publicado por el Museo Australiano de Sydney agregó un nuevo género, Darthvaderum, a una familia de ácaros arborícolas del este de Australia. Una imagen de microscopio electrónico de barrido de la cabeza del ácaro recordó al autor del estudio Glenn Hunt, a Darth Vader, el Señor Oscuro. «Cuando vi la imagen SEM del gnathosoma (la boca de un ácaro y las partes conlas que se alimenta), inmediatamente pensé en Darth Vader, el antihéroe maligno de Star Wars, escribió Hunt en el artículo».
El ácaro Darthvaderum
El gusano bellota de aguas profundas Yoda purpurata, que fue encontrado en aguas del Atlántico norte, fue publicado en la revista Invertebrate Biology en 2012. Los gusanos de bellota se llaman así por tener un extremo delantero en forma de bellota, pero las alas pronunciadas y flexibles a cada lado de la región cefálica de este gusano les recordaron a los investigadores las orejas características del Yoda.


El pez gato Peckoltia greedoi, fue descrito en un estudio publicado en la revista ZooKeys en 2015. En el estudio, el autor Jonathan Armbruster escribió que la especie recibía el nombre en honor a Greedo de Rodia, un cazarrecompensas asesinado por Han Solo en la cantina del Spaceport de Chalmun del episodio IV de la Guerra de las Galaxias (Una nueva esperanza). Armbruster dijo que el pez gato y su homónimo cazarrecompensas comparten «una notable semejanza». © Manuel Peinado Lorca. @mpeinadolorca.