Páginas vistas en total

domingo, 9 de septiembre de 2018

El próximo colapso de la producción petrolífera estadounidense por fracking


Desde la Gran Depresión, Estados Unidos anuncia su “independencia energética”, un canto de sirena que tiene una muerte anunciada: ocurrirá cuando comience el colapso de la producción de petróleo por fracking. Y cuando esa producción finalmente llegue al máximo y disminuya, el desplome será mucho más rápido de lo que pensamos. La tasa a la que disminuye la producción de petróleo de lutitas (shale oil) en el futuro se basa en dos factores clave: el precio del petróleo y las reservas.
Figura 1. Curva de producción del petróleo, como sugirió originalmente M. King Hubbert en 1956.
Cuando el precio del petróleo disminuyó desde mediados de 2014 hasta un mínimo a comienzos de 2016, los operadores de fracking redujeron considerablemente la perforación. Desde marzo de 2015 hasta septiembre de 2016, la producción total estadounidense de petróleo de lutitas cayó aproximadamente desde 600.000 barriles diarios (Figura 2). Sin embargo, esa disminución no se debió a que se hubiera alcanzado el pico máximo de producción, sino, sobre todo, a que el bajo precio del petróleo hizo que la extracción por fractura hidráulica fuera antieconómica.
Figura 2. Declive de la producción estadounidense de petróleo de lutitas (shale) entre 2010 y el primer trimestre de 2018. Datos en millones de barriles diarios durante el primer año de producción, que es el más productivo en cada poso. Fuente.
¿Qué sucederá cuándo esa producción alcance finalmente su punto máximo y eso coincida con unos precios del petróleo mucho más bajos? Esa sería la tormenta perfecta para la industria estadounidense del fracking. Como ya he reiterado en otros artículos de este blog, cuando el ciclo económico actual del mercado finalmente decaiga (históricamente los ciclos duran una media de nueve años), habrá una fuerte corrección de mercado. Cuando los mercados más amplios quiebren, con toda seguridad volverá a reducirse el precio del petróleo.
La Figura 1 muestra la producción estadounidense de petróleo de lutitas en abril de este año. Puede verse que la producción total es de poco más de cinco millones de barriles diarios. Cada color en el gráfico representa la producción de petróleo de un año. Lo interesante de la figura es la enorme tasa de disminución de la producción de petróleo de lutitas. Y año tras año, la tasa de declive se agudiza.
Ahora, para tener una idea de cómo dicha producción disminuirá en el futuro, he incluido una serie de gráficos tomados, como la Figura 2, del informe de Laherrere en Forecast For US Oil & Gas Production. El informe toma el perfil de la producción pasada y pronostica la producción futura basándose en las reservas de petróleo utilizando la fórmula de Hubbert (Figura 1), el descubridor del pico del petróleo. Por ejemplo, tomando como base un total de 4.000 millones de barriles de reservas totales en el campo Bakken de Dakota del Norte, la producción de petróleo de lutitas se reducirá en ese gigantesco campo a un poco más de 100.000 barriles diarios en 2025. Veamos ahora dos gráficos más que muestran el pronóstico futuro para los campos Eagle Ford y Permian Basin (Figuras 3 y 4).
Figura 3. Producción mensual de petróleo de lutitas en el campo Bakken (línea continua) y declive pronosticados (línea interrumpida). Datos de la producción en miles de barriles diarios (Kb/d). Fuente.
La cuenca Permian (Pérmico) alcanzara su pico en algún momento en 2019. Por supuesto, el pico podría retrasarse un poco, pero como podemos ver, la producción de petróleo de lutitas del Pérmico disminuirá de la misma manera con la que aumentó. Además, si llegara un colapso del precio del petróleo, la rapidez con la que disminuye la producción de petróleo de esquisto de Pérmico podría verse mejorada.
Figura 4. Producción mensual de petróleo de lutitas en el campo Eagle Ford (línea verde continua) y declive pronosticados (línea verde interrumpida). Datos de la producción en miles de barriles diarios (Kb/d). La línea marrón muestra la producción acumulada en miles de millones de barriles. Fuente.
Si miramos ahora el perfil total de producción de petróleo de lutitas en Estados Unidos, el informe muestra un colapso del 75% para el año 2025 (Figura 6). Observando la línea verde punteada en 2025, aparece una producción de 1,3 millones de barriles diarios. Suponiendo un pico de cinco millones de barriles diarios, esa es una disminución de 3,7 millones de barriles diarios, el 75%. Esos gráficos representan estimaciones basadas en un total de reservas de petróleo de lutitas en Estados Unidos de 20.000 millones de barriles. La línea marrón muestra la producción acumulada de petróleo de lutitas: más de 10.000 mil millones de barriles (escala del lado derecho).
Figura 5. Producción mensual de petróleo de lutitas en el campo Permian (línea verde continua) y declive pronosticados (línea verde interrumpida). Datos de la producción en miles de barriles diarios (Kb/d). La línea marrón muestra la producción acumulada en miles de millones de barriles. Fuente.
A pesar de que aún no alcanzó su punto máximo de producción total, Estados Unidos ha sobrepasado la mitad del total de reservas de petróleo de lutitas (Figura 6). Si la industria del sector pudiera agregar reservas más económicas, el pico podría retrasarse algo. Sin embargo, si el precio del petróleo se bloquea y permanece bajo durante una depresión recesiva y deflacionaria, el pico y el declive de la producción estadounidense de petróleo de lutitas serán probablemente todavía más acusados.
Figura 6. Producción mensual de petróleo de lutitas en Estados Unidos (línea verde continua) y declive pronosticados (línea verde interrumpida). Datos de la producción en miles de barriles diarios (Kb/d). La línea marrón muestra la producción acumulada en miles de millones de barriles. Fuente.
Mientras que la cuenca del Pérmico es ahora la región productora de lutitas más grande de los Estados Unidos, las compañías todavía siguen intentando obtener ganancias.  Por ejemplo, el mayor productor del Pérmico, Pioneer Resources, ha tenido un flujo de caja libre negativo de 248 millones de dólares durante la primera mitad de 2018. Pioneer Resources gastó 1.600 millones en gastos de capital en la primera mitad de 2018 para aumentar la producción en 21.000 barriles de petróleo equivalente (Bep) al día. Según el Comunicado de Prensa del segundo trimestre de Pioneer, su producción de petróleo en el Pérmico aumentó de 251.000 Bep a principios de 2018 a 272.000 en el segundo trimestre de 2018. Eso es mucho dinero para aumentar la producción en tan solo un 8%.
Por lo tanto, Pioneer sigue gastando más dinero en gastos de capital de lo que recibe del efectivo de sus operaciones. Y la razón de eso es la acusada tasa de declive que afecta a la industria de las lutitas. Si observamos la Figura 5, podemos ver la pronunciada tasa de declive de la producción en 2017. El color azul claro representa la producción de 2017.  Si no se perforaran pozos nuevos en 2018, la producción total habría disminuido en 500.000 barriles diarios solo durante los primeros cinco meses de 2018. Sí, no se equivocan: cuesta una gran cantidad de gastos de capital simplemente para reemplazar esos 500.000 barriles por día perdido. Esa es precisamente la razón por la cual Pioneer sigue derrochando dinero.
Algunos podrían preguntarse: “¿Por qué demonios continúa Pioneer en el negocio y por qué cotiza en bolsa a 175 dólares por acción?" Esa es una buena pregunta. Por un lado, para financiar negocios, Pioneer ha emitido una cantidad neta de 5.000 millones en nuevas acciones desde 2010. Mientras que algunas compañías de lutitas emiten deuda, Pioneer decidió aprovechar su alto precio por acción diluyendo el valor accionarial para continuar con el Gran Esquema Ponzi de las lutitas de Estados Unidos. Además, la emisión neta de acciones por valor de 5.000 millones ayudó a cerrar el pozo de los 6.400 millones en el flujo de efectivo libre negativo acumulado por Pioneer desde 2010.
Como ocurrió con la crisis de las hipotecas basura, las señales reveladoras están por todas partes para quien quiera verlas. No obstante, cuando la producción estadounidense de petróleo de lutitas colapse al 75% en 2025, algunos se echarán las manos a la cabeza, se mesarán los cabellos y rasgarán sus vestidos, porque ese colapso tendrá un profundo impacto en el modo de vida estadounidense. © Manuel Peinado Lorca. @mpeinadolorca.