Páginas vistas en total

sábado, 18 de febrero de 2017

Biodiversidad: Un pene 4 X 1

Cuando el gigante Goliat vio por vez primera a David, «le despreció por muy joven de blondo y bello rostro» (Samuel 17: 42). Erró y Goliat pagó el más alto de los precios para aprender la más elemental de las lecciones: las apariencias engañan. Claro que para mejorar la apariencia externa ayuda poco haber entrado en la Historia formando parte de un asado. Eso es precisamente lo que le ocurrió a un paradójico animal, el equidna.
La Bounty, un carguero convertido en velero armado para el transporte entre Tahití y el Caribe, ha pasado a la historia por el motín que se declaró a bordo el 28 de abril de 1789 siendo capitán William Blight, que había servido al mando de legendario James Cook [1]. El motín, llevado a la literatura por la trilogía de novelas de Charles Nordhoff y James Norman Hall, y al cine primero por Frank Lloyd (1935) y luego por Lewis Milestone (1962), con el título Rebelión a bordo, fue todo su acontecimiento en su época no ya por el amotinamiento en sí, sino por el asombroso viaje de cuatro mil millas que, después de ser abandonados en alta mar, realizaron Blight y sus leales en un bote y con sólo un sextante y un reloj, hasta llegar a tierras civilizadas, una singladura que Blight consiguió sin perder un solo hombre.
La literatura y el cine han moldeado a su antojo el personaje de Bligh. El capitán pudo haber sido un dictador exigente y es seguro que no habría ganado ningún premio por su conocimiento de la psicología humana, pero la Historia, Nordhoff, Lloyd y Milestone tampoco lo trataron bien. Bligh era duro, obstinado, meticuloso y ordenado en demasía, pero era también un hombre audaz que no se arredraba ante ningún desafío y un oficial meticuloso en el cumplimiento de su deber como marino y explorador.
Tachyglossus aculeatus. Foto
La costumbre de Bligh de registrarlo todo minuciosamente sirvió para que un curioso animal ingresara (con pocos honores) en los anales de la Historia Natural. Obsesionado por el fracaso de su misión en la Bounty para llevar árboles del pan como comida para los esclavos de las Antillas, Bligh volvió a Tahití a bordo del Providence y descargó con éxito un “bosque flotante” de 1.200 árboles en Port Royal, Jamaica, en 1793. De camino, recaló en Australia y realizó una interesante comida.
Uno de los oficiales de Blight, George Tobin, cazó un animal al que describió 
«como una especie de perezoso del tamaño aproximado de un lechón asado con una trompa de cinco a siete centímetros de longitud [...] En el dorso tenía cortas púas como las del puercoespín [...] El animal fue asado y resultó de un sabor delicado».
Los oficiales del Providence habían comido un equidna, uno de los animales más extravagantes de Australia, que ya es decir: un comedor de hormigas ponedor de huevos estrechamente emparentado con el ornitorrinco. El meticuloso Bligh hizo un dibujo del animal antes del banquete y lo llevó de vuelta a Inglaterra. En 1802 apareció como una figura que acompañaba la primera descripción técnica de la anatomía del equidna, hecha por Everard Home en las Philosophical Transactions of the Royal Society.
Dijo Napoleón Bonaparte «Cuando quiero que un asunto no se resuelva lo encomiendo a un comité» [2]. Por su aspecto externo y sus características anatómicas y reproductivas, se tiende a considerar a los monotremas como un grupo poco agraciado y muy primitivo de mamíferos, algo así como un mamífero mal terminado quizás porque el Creador hizo lo que se hace cuando no se desea que las cosas salgan medianamente bien: nombrando un comité. Como sucede con el camello o con los peces pulmonados, es posible que Dios encargará el diseño de los monotremas a una comisión.
Los mamíferos monotremas representan únicamente tres géneros: Ornithorhynchus anatinus, el ornitorrinco, que vive en Australia oriental y Tasmania; Tachyglossus aculeatus, el equidna común, que vive en toda Australia y Nueva Guinea, y tres especies de Zaglossus, los zaglosos o equidnas de pico largo, que sólo viven en las montañas de Nueva Guinea.
Foto
Los equidnas viven en tierra firme y se alimentan de hormigas y termitas. El ornitorrinco vive la mayor parte del tiempo en el agua, y se alimenta de pequeños invertebrados que encuentra en el fango. Tiene un «pico» que, verdaderamente, parece de pato, mientras que el de los equidnas tiene una forma más tubular. Los estudios moleculares indican que el antepasado de equidnas y ornitorrincos vivió hace menos tiempo que Obdurodon, un ornitorrinco fósil con el mismo aspecto y los mismos hábitos que el ornitorrinco actual, pero con un pico provisto de dientes. Como dice Richard Dawkins, eso «significa que los equidnas son ornitorrincos modificados que en los últimos 20 millones de años salieron del agua, perdieron las membranas interdigitales, estrecharon el pico de pato hasta convertirlo en el tubo sonda de los mirmecófagos y, como los erizos y los puercoespines, desarrollaron púas protectoras». ¡Ahí es nada!
Los monotremas deben su nombre al rasgo que tienen en común con aves y reptiles. Monotrema en griego significa «un solo agujero». Como ocurre en reptiles y aves, el ano, el tracto urinario y el tracto reproductor desembocan en una sola apertura común: la cloaca. Aún más reptiliano es el hecho de que lo que sale de la cloaca no sean crías, sino huevos. Y no son huevos microscópicos como los óvulos de todos los demás mamíferos, sino huevos como Dios manda (quizá Dios presidía la comisión y pasaba por allí de vez en cuando para ocuparse de las cosas importantes), unos huevos de dos centímetros provistos de una cáscara dura y áspera de color blanco que contiene el nutrimento para alimentar a la cría hasta que ésta se encuentra condiciones de salir del cascarón, operación que realiza no mediante las artimañas que empleaba Houdini el escapista, sino con el expeditivo estilo de reptiles o aves, esto es, rompiéndolo con la ayuda de una protuberancia el extremo del pico.
Los monotremas presentan otros rasgos típicamente reptilianos como el hueso interclavicular propio de los reptiles, pero no de los mamíferos. Por otra parte, el esqueleto de los monotremas presenta unas cuantas características comunes en los mamíferos. Mientras que en los reptiles la mandíbula inferior está formada por cuatro huesos, en los monotremas, como en los mamíferos, consiste en un único hueso dentario, porque en el transcurso de la evolución de los mamíferos tres de los huesecillos mandibulares se desplazaron hasta el oído medio: son los llamados martillo, yunque y estribo.
Foto
Los monotremas coinciden también con los mamíferos en segregar leche para amamantar a las crías, el sello distintivo de los mamíferos. No obstante, algún miembro de la comisión gestora dejó una curiosa aportación: las hembras carecen de pezones y la leche sale de unos poros distribuidos por una amplia zona de la epidermis ventral, de donde la cría, agarrada a los pelos de la madre, la succiona. Las extremidades de los monotremas están un poco más separadas que las de los mamíferos normales, rasgo que se refleja en característico contoneo de los equidnas, que, sin llegar a ser exactamente reptiliano, tampoco es del todo mamífero.
Home descubrió la extraña mezcla de características de reptiles y mamíferos que desde entonces ha inspirado interés y sorpresa entre los biólogos cuando se enfrentan a la paradoja de los mamíferos ovíparos de Australia. Home describió el equidna como si no estuviera completo en términos de un mamífero, una forma menor estigmatizada con rasgos de los grupos inferiores. De ese modo, la carga de primitivismo quedó para siempre y jamás asociada a los equidnas. Pero los equidnas guardaban un as en la manga (debería decir en la bragueta) mucho más importante como defensa absoluta de su papel reproductor: su pene 4 X 1. Los equidnas tienen penes con cuatro salidas al exterior, aunque no todas son funcionales a la vez, sino que van rotando, y el animal usa una mitad, con dos cabezas cada vez. En este sentido funcionan como los hemipenes de los reptiles, pero están unidos por la base.
En sus parientes, los ornitorrincos, el pene también es extraño y termina en forma de horquilla, aunque solo el lado izquierdo es funcional, porque en la hembra solo funciona el ovario izquierdo. Cada uno se las apaña como puede. ©Manuel Peinado Lorca. 

Bibliografía utilizada
Dawkins, R. 2009. El cuento del antepasado. Un viaje a los albores de la evolución. 2ª edición. Antoni Bosch Editor. Gould, S. J. 2009. El regalo de Bligh. Pag. 323-336, en Brontosaurus y las nalgas del ministro. Drakontos Bolsillo. Groves, C .P. 2005. Order Monotremata. Pag. 1, en Wilson, D.E.; Reeder, D.M. Mammal Species of the World: A Taxonomic and Geographic Reference (3rd ed.). Johns Hopkins University Press.




[1] Como el equidna, Cook acabó sus días formando parte de un asado que se comieron los hawaianos.
[2] Para el humorista estadounidense Fred Allen, «un comité es un grupo de personas carentes de preparación, nombradas por otras carentes de disposición, para hacer algo carente de utilidad».