Páginas vistas en total

jueves, 7 de enero de 2010

PRESENTACIÓN DE UN LIBRO





El próximo miércoles, 13 de enero, se presenta el libro El paisaje vegetal de Castilla-La Mancha. Manual de Geobotánica, del que somos autores Luis Monje Arenas, director del Gabinete de Dibujo y Fotografía Científicas de la Universidad de Alcalá, José María Martínez-Parras, catedrático de Instituto y yo mismo. Adjunto una invitación para que los lectores de este blog podáis asistir. Además, en el enlace adjunto puede obtenerse un PDF de muestra del libro.



Las páginas de este libro, a través de textos, figuras y fotografías, ayudan a comprender mejor lo que ya sabemos: que Castilla-La Mancha se presenta ante los ojos del naturalista como el poliédrico rostro de la vegetación ibérica, como una región biológicamente privilegiada, un territorio que es un caleidoscopio de toda la geografía interior de la península Ibérica, una Comunidad paisajísticamente múltiple, donde cualquiera puede, sin salirse de sus límites, integrarse en ambientes naturales representativos del conjunto de la vegetación de España.



La extraordinaria diversidad de Castilla-La Mancha se manifiesta también cuando nos aproximamos a ella desde el punto de vista biogeográfico. El mosaico de la vegetación de España puede imaginarse como un puzle formado por 71 piezas (las clases de vegetación de los geobotánicos), de las cuales 48 están representadas dentro de los límites de Castilla-La Mancha. Si del conjunto general descontamos las clases de vegetación insular y las ligadas a ecosistemas costeros, no hay que esforzarse mucho para valorar la riqueza en tipos de vegetación que encierran los límites castellano-manchegos.

El libro es abundante en fotografías (370) e ilustraciones (137), que completan las descripciones de un texto de casi ochocientas páginas y la información resumida en las 152 tablas sinópticas que apoyan a aquel. En conjunto, se trata de una cuidada edición que destaca por la excelente maquetación y la calidad de reproducción de imágenes y fotografías, una calidad que desgraciadamente no es común en otros libros de estas características, pero a la que nos tiene acostumbrados Francisco del Valle, responsable de la editorial Cuarto Centenario, que ha sido el editor de El paisaje vegetal de Castilla-La Mancha.



El libro nace también con la intención de servir de ayuda como manual de Geobotánica y por eso, junto a contenidos divulgativos, encierra otros muchos más técnicos que son de gran interés para los profesionales de la enseñanza y del medio ambiente, y como texto de apoyo en el aula universitaria. Quienes deseen profundizar en estos aspectos técnicos encontrarán en el capítulo séptimo (accesible desde un enlace Web que el interesado podrá obtener en el prólogo del volumen, accesible en el enlace adjunto) un glosario con más de 2.000 términos tanto científico-técnicos como populares en el ámbito rural, que recogen las definiciones de la inmensa mayoría de los términos especializados que figuran a lo largo del libro. Por esa vocación generalista del libro y por las expediciones botánicas que los autores realizan en otras latitudes, el lector no podrá sorprenderse de encontrar imágenes de algunos paisajes –los desiertos sonorenses, la tundra ártica, los gigantescos bosques de coníferas de California o los espectaculares sistemas de dunas costeras del Pacífico- que completan las dedicadas a la flora endémica y a los ecosistemas castellanos-manchegos.




La estructura del libro se ha hecho dedicando los dos primeros capítulos a los tres grandes condicionantes abióticos de la vegetación: fisiografía, suelo y clima. El tercer capítulo se dedica a la Biogeografía haciendo un acercamiento desde el todo –la síntesis biogeográfica de la Tierra- a la parte, a la caracterización biogeográfica de Castilla-La Mancha, que queda así situada en el contexto de la vegetación del mundo en general y de España en particular. Los capítulos quinto y sexto están centrados exclusivamente en el ámbito territorial de la Comunidad. En el quinto se presenta ampliado y actualizado el catálogo de comunidades vegetales que sirvió para que uno de los autores –Luis Monje- obtuviera en 1987 el primer Premio Regional de Investigación. Finalmente, en el capítulo sexto se describe el paisaje de Castilla-La Mancha a través de sus series y geoseries de vegetación. Si en 1987 eran 20 las series de vegetación reconocidas en Castilla-La Mancha, la Red Natura 2000 de la Unión Europea incluye ahora 49, todas ellas presentadas en este libro mediante unos sencillos esquemas que, apoyados, en las fotografías y sustentados en un texto divulgativo fácilmente comprensible por todos los lectores, permiten interpretar la variabilidad del paisaje vegetal de Castilla-La Mancha.