Páginas vistas en total

miércoles, 31 de agosto de 2016

Homenaje a Pávlov: Los perros, al loro

Es la eterna pregunta que se hacen los dueños de los perros: ¿Entiende lo que le estoy diciendo? Aunque “Kira” no logre entender del todo sus palabras, seguro que entiende perfectamente el tono de sus exclamaciones cuando ha dejado un “regalito” sólido o líquido sobre la alfombra. Esa es la opinión más lógica y común entre los dueños de mascotas. Pero un nuevo estudio demuestra que los cerebros de los perros responden a las palabras y no sólo a la entonación. La cosa no ha hecho más que empezar, pero es más que probable que este estudio, además de lograr que los dueños de cánidos tiren cohetes, remueva la investigación sobre los orígenes del lenguaje, porque muestra que los aspectos básicos de la percepción humana del habla se pueden compartir con parientes evolutivamente muy alejados.

Las palabras, que son los elementos básicos con los que se construye el lenguaje humano, son muy raras en otras especies. Los delfines del género Tursiops, conocidos como delfines nariz de botella, y los periquitos verdes (Forpus passerinus) utilizan sonidos que funcionan como nombres, y otros animales, como las gallinas domésticas, los perros de las praderas y algunos primates lanzan llamadas de alarma que pronuncian de forma diferente para identificar a depredadores específicos. Además, la entonación es otra forma de obtener información que se transmite a través del habla; por ejemplo, alabanzas y halagos tienden a ser transmitidas con tonos más altos y variados. Los seres humanos entendemos el habla tanto a través de la entonación como del vocabulario.

Los perros no articulan palabras, pero se sabe de algunos que son capaces de reconocer más de mil palabras, un comportamiento que sugiere que pueden dar significado a los sonidos humanos. Un nuevo estudio titulado Do dogs process speech in the same ways that humans do? (¿Procesan el habla los perros de la misma forma que los humanos?) que publicará en su número del próximo 2 de septiembre la revista Science, adelantado por la revista en este vídeo y que los autores del estudio han difundido en este otro, muestra que son las palabras mismas, y no el tono en que se pronuncian ni el contexto en el que se usan, las que producen la comprensión en los canes.

Para averiguar cómo los perros procesan el habla humana y para saber si los perros dependen de ambos mecanismos (entonación y vocabulario), los autores del artículo encabezados por Attila Andics, neurocientífico de la Universidad Eötvös Loránd de Budapest, desarrollaron una investigación en la que utilizaron escáneres cerebrales y trece perros domésticos de cuatro razas: collies de frontera, golden retrievers, crestados chinos y pastores alemanes. Los perros habían sido amaestrados para que permanecieran inmóviles en el escáner mientras escuchaban grabaciones de la voz de su entrenador. Los perros escucharon palabras con claro significado ("¡bien hecho!") en un tono agradable  y en un tono neutro. También escucharon palabras carentes de sentido con las mismas entonaciones.

Cuando los científicos analizaron las imágenes cerebrales, vieron que, independientemente de la entonación que le diera el entrenador, los perros procesaban las palabras con significado real en el hemisferio izquierdo del cerebro, tal y como hacemos los humanos. Pero no lo hacen con las palabras carentes de sentido. Como no hay justificación acústica alguna para que hagan esa diferenciación cerebral, se demuestra que las palabras tienen significado para los perros.

Como hacemos también los humanos, los perros procesan la entonación en el hemisferio derecho de su cerebro. Sin embargo, cuando escuchaban palabras de elogio pronunciadas en un tono zalamero, se iluminaba otra parte de su cerebro: la zona de recompensa. El significado y la entonación se acoplaban  entre sí.  Al integrar esos dos tipos de información para interpretar lo que escuchan, los perros hacen exactamente lo que nosotros, se afirma en el estudio.

Los nuevos resultados se suman al conocimiento científico de cómo el cerebro canino procesa el habla humana. Los perros tienen áreas del cerebro dedicadas a la interpretar voces, distinguir sonidos (en el hemisferio izquierdo), y al análisis de los sonidos que transmiten emociones (en el hemisferio derecho).

El hallazgo no significa que los perros entiendan todo lo que decimos, pero esta investigación demuestra que nuestras palabras y entonaciones tienen sentido para los perros. Ahora habría que aplicar investigaciones similares en otros animales domésticos o a lobos criados entre humanos para comprobar cuánta de esa capacidad interpretativa es innata en los perros y cuánta se debe a haberse criado entre seres humanos parlantes.